Home » Posts tagged 'Japón'

Dia 11. Hitachi Seaside Park

Hoy es mi cumpleaños, así que hoy me toca a mí postear! ^o^

Hace unas semanas vi por facebook unas fotos preciosas de un parque, que había compartido mi amiga Aura. (Hacer click en la foto de arriba y veréis 5 paisajes preciosos de dicho parque). Se lo pasé a Pablo y él miró la página. Estaba totalmente en japonés pero consiguió la dirección y la forma de como llegar. Y hoy hemos ido por fin.

Es un parque precioso. Pero hemos ido en unas fechas que al parecer no recibe muchas visitas porque estaba casi vacío. Tan vacío que se estaba súper a gusto al principio, pero conforme las horas pasaban y las sombras incrementaban mi imaginación me jugaba malas pasadas.

De verdad, es un parque de cuento. Tiene en medio un parque de atracciones (hoy todas vacías), un tren da vueltas al parque constantemente, pequeñas casitas con mesitas y jaulas inglesas (que eran cafeterías pero parecían cerradas), muchísimas libélulas y abejas, flores a montones, un bosque al rededor, y un montón de cartelitos de conejos. Incluso hemos visto unos pequeños setos disfrazados. Estas son algunas de nuestras fotos.

Sin embargo como el viaje fue muy largo (más de dos horas) no teníamos demasiadas horas de sol (aquí comienza a oscurecer sobre las cuatro) y tuvimos que disfrutar de todos los detalles con muy poco tiempo. Nos moríamos de ganas por ver el jardín de flores azules así que tuvimos que atravesar el parque por una zona de césped enorme. Sorprendentemente resultó ser un campo de Disk Golf. Que trata de meter un disco volador en cestas como la de la foto:

También hay cursos de ciclismo y bmx. Es un parque muy completo, y la gente de allí muy agradable. Cuando llegamos allí y preguntamos de como sacar los tickets, la chica que nos atendió se fue dentro y comenzó a dar gritos como sugoii! kawaii! Y posteriormente salió otra chica casi corriendo para recoger nuestros tickets y cuando nos fuimos siguieron riendo y gritando kawaiii! No sé porqué, quizás porque no es un sitio muy turístico. Durante todo el parque, cada persona que nos veía nos sonreía y saludaba alegremente y nos miraba un montón. o.O Cuando ya oscurecía mi mente pensaba en la típica película de miedo, de un pueblo casi abandonado y cuya gente es súper amable hasta que llega el momento de irse. XDD Sin embargo todo fue muy bien. Se nota que tienen muchas ganas de dar a conocer ese magnífico parque.

Pero no he llegado a la parte mala (desgraciadamente dentro de lo bueno a veces hay alguna parte mala). Resulta que como la web estaba en japonés no nos enteramos de las flores que se podían ver esta temporada. Concretamente las azules que queríamos ver con tanta ilusión solo se puede ver en primavera. Lo hemos notado al llegar y no verlas. Nada más entrar nos dieron una guía que especificaba las flores que hay en cada estación. Si alguien está interesado se lo escanearé con gusto, porque en internet ni si quiera ahora, sabiéndolo lo he encontrado. Os listaría las flores pero los nombres que pone son japoneses. Las reconoceréis mejor viendo las fotos que hemos hecho hoy ^^.


Y aunque en un principio no ver las flores azules fue un chasco, nos lo hemos pasado genial, y al rato las olvidamos e hicimos un montón de fotos en esa zona. Y mañana ¡a Kyoto!

Curioser Curioser. Cap 2. Direcciones en Japon.

Nada más llegar a Tokyo, nos dirigimos al distrito donde se encuentra nuestro hotel, Asakusa. Al salir del metro nos encontramos ante un mapa del distrito y en la mano, la dirección del hotel escrita en un papel. Los minutos pasaban y seguíamos sin encontrar ningún sentido a la dirección.

¿No tienen nombre las calles? ¿Qué significa el primer numero? ¿Y el segundo? ¿¿¿Y el tercero??? La dirección del hotel cita así: ….

Y el mapa era uno como el siguiente pero de Asakusa.

Preguntamos a gente japonesa que miraba el mismo mapa a nuestro lado, pero como no sabían explicarse en inglés, se disculpaban y se marchaban. Nos quedamos allí unos minutos sin saber que hacer. Hasta que una mujer que sí sabía inglés, se nos acercó y nos señaló la posición en el mapa donde nos encontrábamos. Le mostramos el papel con la dirección y ni ella misma supo indicarnos donde era en el mapa. Sin embargo nos dijo que la siguiéramos. Tras un par de manzanas llegamos a un pequeño puesto de policía. Allí nos preguntaron el nombre del hotel, y nos lo señalaron en un mapa bastante más entendible su localización, además de darnos instrucciones de como llegar. En cuanto llegamos, lo primero que hice fue buscar información de como descifrar las direcciones. Y al parecer no es una ciencia exacta.

Las direcciones se componen de unos tres números seguidos de algunos nombres, además del nombre de la ciudad, en nuestro caso Tokyo (bien bien a eso llegábamos). Concretamente los nombres con el sufijo to indican la ciudad (Tokyo-to), y los nombres con el sufijo ku indican el distrito, el siguiente nombre indica el barrio. Además los barrios están enumerados (el primer número). Ya ubicados más o menos hay que encontrar la posición exacta entre los distintos bloques del barrio. Dichos bloques están numerados  ¡en el orden en que fueron construidos! Es decir, perfectamente dentro de un barrio de un montón de bloques puede estar el número 1 en un sitio y el 2 en la otra punta, lo mismo pasa con la enumeración de los barrios (varios bloques 8, pero cada uno de un barrio distinto). El tercer número especifica el lado dentro de ese bloque (ejemplo esquina noreste..). Una vez allí hay otra numeración, un nuevo número para esa zona del bloque e incluso el piso que va seguido de la letra F. Por ejemplo esta es la dirección del restaurante de Alicia, que estaba en un edificio en la 5ª planta.  Taiyo Bldg, 5F, 8-8-5 Ginza, Chuo-Ku, Tokyo  La verdad es muy lioso, hay un montón de terminaciones; ku, shi, machi… yo misma ubico las direcciones de milagro. Todavía no se como encontramos el restaurante de Alicia.

Alejandro nos ha aconsejado usar Google Maps, es un gran consejo ^^. Pero el principal problema es que en Japón no tenemos ningún tipo de cobertura. Hay muchos wifis y muchos cerrados. Y de todas formas aunque tuviéramos acceso de internet habría sido muy difícil encontrarlo en ese momento. Ya que si pegas una dirección directamente en google maps aparecen un montón de posibles resultados e incluso de distintos distritos. Eso es porque la dirección introducida no está escrita en carácteres japoneses. He estado buscando como encontrar las direcciones en Japón escritas en inglés y se puede hacer utilizando Diddlefinger.

Cuando estuvimos en Nippori estuve haciendo fotos para este capítulo  (lo sé, hace 5 días). Fotografíe los carteles que referencian los bloques y también los carteles de las numeraciones dentro de estos.

 

Desafío: ¡Encontrar esta casa en el mapa! Cierto, está a un lado y muchas veces salen recortados y hay numeraciones de barrios que en los mapas no aparecen. Eso nos pasó en Asakusa.

Curioser & Curioser – Cap. 1

Vaya vaya, la idea del blog fue mía, lo hice yo y resulta que todavía no he escrito ni siquiera un post.
Como Pablo ha ido relatando nuestro viaje, como si de un diario se tratara, yo voy a crear una nueva sección. Una sección dedicada a curiosidades que nos hemos encontrado durante el viaje, y que a veces pasan desapercibidas.

Nada más llegar a Japón cogimos un tren que nos llevó a Ueno, el viaje duró una hora, aunque se me hizo bastante largo.

Durante el viaje nos sentíamos como unos extraños, nosotros éramos los diferentes. Allí todo el mundo estaba pendiente de lo suyo, mientras nosotros todo lo que veíamos era nuevo, y no parábamos de observar nuestro al rededor. Me sentí como Chihiro de camino a la casa de la abuela en un tren que iba por un río (en nuestro caso pasábamos cerca de montañas, un paisaje precioso), y todos los demás eran sombras que parecían no notar su presencia. (El viaje de Chihiro)


Después de unos días cogiendo el metro hemos podido observar sus hábitos. Normalmente todos están en silencio y si no durmiendo con alguna distracción, como dispositivos electrónicos portátiles (en su mayoría móviles, pero también mp3 y nintendo DS), y algún libro de bolsillo con cubierta de papel que impide leer el nombre.

A excepción de una chica japonesa que vi que leía un libro que se titulaba “Lecturas Sagradas”.

Me sorprendió ver que nadie leía manga. ¿Lo leerían en sus móviles?  Aburrida, yo intenté usar el móvil como ellos. ¡Quizás tenga wifi! Pero nada, ni si quiera tenía línea. Dice Pablo que es porque los móviles aquí trabajan en una frecuencia distinta. Y por eso si compráramos un móvil aquí no nos serviría en España.

Creo que soy demasiado curiosa. Ellos no miran a los demás, por lo menos directamente. Si me he cruzado la mirada con alguien en seguida la aparta. En una ocasión un chico cuando iba a salir por la puerta nos miraba fijamente a través del cristal. ¡¡Que miedo!!

Me sorprendí muchísimo la primera vez que fuimos al metro. Yo no me di cuenta e iba por la escalera mecánica por el medio, a mi aire. Pero de repente, Pablo me cogió y me empujó al lado izquierdo de mi peldaño. Al instante comenzó a pasar gente a mi lado, bajando o subiendo las escaleras prácticamente corriendo. Y así no impiden el paso a las personas que tienen prisa.

No solo en este caso nos hemos fijado en lo organizados y educados que son. En el mismo vagón del metro hay una zona sombreada enfrente de los asientos. Todos, o casi todos, tienen los pies sobre esa línea y no la sobrepasan. Yo sin embargo tenía las piernas más extendidas. En cuanto veía a alguien acercarse las encogía pero ellos estaban comprimidos durante todo el trayecto. Busqué en el vagón. Además de mi había un japonés con mi misma postura, y en el vagón cabían por lo menos unas 20 personas sentadas. “Curiouser & Curiouser”.

Algo parecido me pasó al cruzar los pasos de cebra. Todos cuando cruzan van por la izquierda. Y a la derecha hay un carril de bicis. Si no vas por la izquierda te encuentras a un montón de gente de frente. En todo este tiempo además no he visto a nadie saltarse los semáforos. Solo he visto a un hombre que al ponerse el semáforo peatonal en verde pasó junto al paso de cebra. ¿Cuántas veces en España nos los saltamos o pasamos a unos metros? Y aquí parece raro.

Cuando ya íbamos por las calles nos encontramos unas líneas amarillas  y con relieve, que recorrían las aceras. Nos pasamos todo ese primer día preguntándonos que eran. ¿Serviría de guía para gente con visión reducida, iría por debajo el metro? Pablo investigó y me comentó que guiaban hacia paradas de metro. Toda la ciudad está llena de líneas! La verdad es que todo el mundo usa el metro. A penas hay tráfico. Casi siempre lo que hay son autobuses, bicicletas o taxis. En ese sentido me encanta porque han conseguido que aquí no se contamine casi nada.

Sin embargo visto desde fuera, hay cosas que no me gustan de su forma de vivir. Siempre enganchados a los móviles, incluso en los parques, en las citas (junto a la mesa de Alicia en el País de las Maravillas había una pareja cenando y después de un rato hablando se pusieron a escribir los dos, cada uno por su cuenta en el móvil), en todas partes, a excepción de cuando están trabajando. Y mira que soy informática y me conviene. Pero me parece que se están perdiendo algo, quizás los pequeños momentos y detalles. Cuando estuvimos en Ginza, que fuimos tan temprano, y era la hora punta. Se les veía a todos con prisas, en fila india. Por el metro, por la acera, por el parque… Desde donde estaba yo situada parecían hormigas, todos unos detrás de otros, vestidos de traje y con maletín. Definitivamente no me gustan las ciudades ^^ aunque tengan muchas cosas fascinantes. Si ya en Granada, viviendo en un primer piso, pequeño y con patio interior, ¡me sentía como si viviera en una colmena!

PD: Solo llevo unos días en Japón. Con solo eso no puedo generalizar, pero si contar mis primeras impresiones. Lo que he contado es referente a la vida en Tokyo. Ayer estuvimos en Nikko y al volver, el tren se llenó de estudiantes, el trayecto fue totalmente distinto. Aun así no nos impidieron dormir :P. Si, Pablo no dejó de dormir durante esas tres horas de viaje.

¡Nos vemos en el siguiente capítulo! Tengo muchas más curiosidades que contar ^^

Dia 0 – Alicante, Madrid, Londres.

“Como reventar cuerpo y mente” podría ser un futuro bestseller que nosotros perfectamente podríamos escribir. En él se contaría como Patri y Pablo se van de viaje a Japón después del día de su boda, sin descanso.

Y es que estamos reventados… En mi caso parte de culpa tiene algo llamado “gang nam style”. No hay resquicio muscular de mi cuerpo de no tenga agujetas después de tal meneo.

En este primer día hemos contado con nuestro estimable chofer personal Juarez, que nos acercó al aeropuerto en un momentico. También contamos con la ayuda de nuestros asesores aeroportuarios Alberto y Caro, proporcionándonos experiencia directa en vena.

Después de un viaje agotador a Madrid, y otro peor a Londres (con retraso incluído), llegamos al aeropuerto con 10 grados y lloviendo. Uno que esprevisor, no le importa ir en camiseta de manga corta y pantalones piratas… Menos mal que Patri se echó un jersey pa ella, que si no no sería de extrañar poder ver su delicada piel de gallina sin necesidad de prismáticos desde 300 km a la redonda (antes me hubiera mandado comprar 5 mantas en el mismo aeropuerto…)

Ahora toca descansar. Mañana nos espera una viaje de 12 horas y me toca hacer un cursillo express de japonés. Dentro de dos días nos vemos!

20120924-032412.jpg